El director general de Volkswagen, Matthias Mueller, confía en un “renacimiento” del diésel, ya que cree que es compatible “la cohabitación” de las tecnologías del pasado y el futuro. “No sólo espero que el diésel no esté muerto, sino que estoy convencido de que está viviendo un renacimiento”, aseguró Mueller desde Berlín con motivo de la conferencia de prensa anual del grupo.

Volkswagen anunciaba hace unos días que ha hecho pedidos por unos 20.000 millones de euros a sus socios de Europa y China de los componentes necesarios para su amplio plan de fabricación de vehículos eléctricos, informa Estrategia y Negocios.

El grupo, que cuenta con 12 marcas, prevé comercializar cada uno de sus modelos en versión eléctrica para 2030, y espera invertir en los próximos cinco años unos 34.000 millones de euros en la investigación y el desarrollo del coche del futuro, ya sea eléctrico o autónomo.