El dueño de un desguace de Montserrat (Valencia) ha decidido dejar varios animales sueltos, entre ellos, dos toros bravos, en el recinto de su negocio para evitar la entrada de ladrones. Esta medida viene tras sufrir siete robos durante todo el verano, además de haber encontrado muertos a cuatro de sus animales.

El dueño ha explicado en los medios de comunicación que la Diputación de Valencia le expropió parte del terreno para construir una rotonda y sustituyó su muro por una valla metálica, muy endeble, que ha sido cortada en varias ocasiones para efectuar sucesivos robos.

Antes de llegar a lugar donde se encuentran los vehículos fuera de uso, los ladrones deben cruzar la zona donde se encuentra el toro, medida disuasoria que el dueño cree efectiva; de hecho, desde que puso en marcha esta medida, no ha vuelto a sufrir ningún robo.

Además, el dueño explica al Diario Levante que la Diputación no le deja construir otro muro para poner fin a estos robos que sufre, por lo que no encuentra ninguna salida a la situación. "Me dicen que debo alejarme 25 metros del límite actual, lo que implica perder más superficie".