El informe 'El sector de fabricación de equipos y componentes para automoción en España', publicado por CCOO, desvela que las firmas de componentes automoción precisarán de alrededor de siete años para generar el empleo que tenían antes de la crisis global.

No en vano, desde que comenzara la crisis financiera internacional, en 2007, se han eliminado 40.000 puestos de trabajo en el sector.

CCOO considera que las empresas del sector no volverán a recuperar esos puestos de trabajo si no se consigue crear tejido industrial.

Pese a estas cifras, en el año 2015 se incorporaron a este sector 6.000 trabajadores, lo que supone un incremento del 4% con respecto al año 2014, mientras que el conjunto de la industria repuntó un 7%.

El sector de componentes evolucionó mejor que la industria española, ya que el valor de su producción creció un 6% en 2015 frente al 1,5 % de alza del conjunto, subraya el sindicato.

Entre los aspectos negativos que recoge el informe destaca la caída, en un 36,5 %, de la inversión en I D i, una cifra que se venía recuperando desde el año 2011.