PSA Peugeot Citroën y Ford, tras 15 años de exitosa colaboración en el campo de los grupos propulsores, plantean extender su fructífera relación en el ámbito del vehículo conectado.

Los dos socios han decidido colaborar en el desarrollo de las próxima generación de las normas de info-entretenimiento embarcado (infotainment) y de acceso a aplicaciones desarrolladas por terceros para ofrecer a los automovilistas una experiencia de uso más segura y más práctica.

En este contexto, PSA Peugeot Citroën y Ford Motor Company explorarán, en colaboración con Livio, filial de Ford, las posibles sinergias entre las tecnologías SmartDeviceLink (SDL) y Car Easy Apps (CEA).

SmartDeviceLink es una plataforma Open source destinada a facilitar la integración de aplicaciones para smartphones en ámbitos como el ocio, el estado del tráfico, el aparcamiento y otros con los sistemas de info-entretenimiento del vehículo. Estas aplicaciones son fácilmente accesibles a través de las órdenes de voz, la pantalla táctil o la instrumentación.

Además de su extrema facilidad de uso, la tecnología SDL permite a los desarrolladores integrar sus aplicaciones utilizando los datos del vehículo y crear, mediante una aplicación única, una experiencia rica e integrada que se desmarca de las soluciones de la competencia.

Los constructores de automóviles pueden disponer de la tecnología SDL para integrar aplicaciones basándose en sus propios interfaces Hombre-Máquina y en las experiencias de los clientes.

Car Easy Apps, por su parte, es una plataforma digital de intercambio seguro de datos destinada a crear un ecosistema de aplicaciones conectadas al vehículo. El intercambio de datos entre el vehículo, los equipamientos inteligentes y la Nube proporciona una experiencia de conducción más rica y abre la puerta a nuevos usos y servicios para el cliente.

Asimismo da posibilidades de creación de nuevos servicios a través del conjunto del ecosistema del producto conectado. Las aplicaciones que propone en el vehículo se controlarán y se asegurarán para garantizar el respeto a la vida privada de los usuarios y al buen funcionamiento del vehículo.