El mercado de vehículos comerciales registró un crecimiento durante diciembre del 24,4% respecto al mismo mes del pasado año, destacando los segmento de pickup's, que aumentó un 36%, derivados, que lo hizo un 36%, y furgonetas de más de 3.500 kg., un 28%.

Por marcas, lideró el mercado Renault, que vendió 22.977 unidades y creció un 42% respecto a 2014. Segundo puesto para Citroën, con 22.856 matriculaciones y un incremento del 22%, con Peugeot en la tercera plaza (21.595 unidades y una subida del 26%).

Asimismo, en el global del año 2015 este segmento cerró con un fuerte incremento del 36% y un total de 154.765 unidades, cifra que no se superaba desde 2008.

Por otro lado, después de más de un quinquenio, el mercado de automóviles español superó el millón de unidades, con un crecimiento del 21,4% con respecto al año pasado. Sin embargo, está claro que aún hay margen de crecimiento y parece que es lo que se debería a esperar, y más si comparamos la cifra de cierre con el histórico de datos.

Si nos remontamos a una visión de 20 años la cifra actual de 1.041.295 de automóviles es ligeramente inferior a la del año 1997 y aún menor a los datos del 2008, momento del estallido de la crisis. Se trata de un crecimiento que, sin duda, es una gran noticia, ya anticipada en las previsiones, y que la actual incertidumbre política podría ralentizar.

La patronal Aniacam ha mantenido durante los últimos meses una previsión de cierre del año de 1.050.000 unidades. La cifra real con la que se ha cerrado el año 2015, de 1.041.295 unidades, representa un error mínimo del 0,8%.

Su presidente, Germán López Madrid, considera que todo parece indicar que si se alcanzara una estabilidad política se continuaría con el crecimiento del mercado, y no sería descabellado hablar de una cifra de 1.150.000 unidades en 2016, para conseguir la ansiada meta de 1.200.000 en 2017.