Teodoro García Egea, diputado del Partido Popular (PP), portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular y portavoz en la Comisión de Industria, Energía y Turismo, ha mantenido una reunión de trabajo con Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, y otros miembros del PP y de la patronal. El objeto del encuentro ha sido repasar la situación del sector fabricante de vehículos en España.

En concreto, Mario Armero explicó cuáles son los retos que afronta la industria española fabricante de vehículos, con 17 plantas instaladas en España que fabrican 42 modelos de vehículos, casi la mitad de ellos en exclusiva para todo el mundo y con todo tipo de propulsión: eléctrica, híbrida, gas natural, gasolina, diésel, etc. En los últimos cinco años, las marcas han creado más de 10.000 empleos e invertido en las plantas de nuestro país 8.000 millones de euros.

Si España quiere mantener a su industria fabricante de vehículos en los primeros lugares europeos y mundiales, tiene que saber gestionar este cambio hacia el nuevo modelo de movilidad al que nos dirigimos. Mario Armero afirma que tenemos que “saber gestionar con inteligencia esta transición para que sea rentable tanto en empleos, como en el mantenimiento de la actividad en nuestras fábricas y en la mejora del medio ambiente. Una transición que no puede ser natural, sino que tiene que estar influida por unas políticas industriales y legislativas adecuadas”.

En la reunión, que ambas partes calificaron como positiva, se repasaron posibles medidas de mejora en cuanto a flexibilidad laboral, diálogo social, formación, logística, reducción en los costes energéticos, así como del impulso a la fabricación y a la digitalización del sector.

El vicepresidente ejecutivo de ANFAC dejó claro el compromiso de la industria con la eficiencia y la sostenibilidad, destacando cómo el sector contribuye a la reducción de emisiones de CO2, óxidos de nitrógeno y partículas. Estas mejoras contribuyen a la reducción en el proceso de cambio climático y la mejora de la calidad del aire, respectivamente. “Los modernos vehículos de cero y bajas emisiones forman parte de la solución para mejorar nuestro medio ambiente, pero de nada sirve esta tecnología si tenemos un parque envejecido que no la incorpora”, afirmó Armero.

Este envejecimiento del parque circulante es otro de los retos que afronta el sector en España. En los turismos, la edad media alcanza ya los 12 años y sube a 12,5 en el caso de los vehículos comerciales ligeros y hasta 14 en los industriales. Desde ANFAC han explicado a los representantes del PP en el Congreso que una nueva fiscalidad, que se base en una imposición a partir de parámetros medioambientales, más verde y exigente favorecería la renovación del parque y potenciaría la demanda de coches de bajas y cero emisiones.