El Salón del Vehículo de Ocasión finalizó su vigésima edición con los mejores números de su larga historia, con un total de 3.139 vehículos vendidos, un 19 % más que en 2015 y 47.186 visitantes, un 1% más que en la edición anterior, mejorando fuertemente el ratio ventas/visitantes.

El certamen, organizado por Ifema en colaboración con Ganvam, contó con dos pabellones más que en la última edición, habilitados para poder acoger los más de 5.000 coches puestos a la venta y a las 90 empresas y 32 marcas participantes.

En palabras del director del salón, Miguel Aguilar, estas cifras confirman al evento como la feria líder del continente en su sector. Además, la cifra de ventas por número de visitantes ha vuelto a ser uno de los datos más positivos del Salón, previéndose alcanzar finalmente el objetivo récord de 1 a 11, una vez contabilizadas las ventas post-feria.

“La intención compradora de nuestros visitantes es cada vez más fuerte, confirmando el acierto de las marcas expositoras al acudir con una oferta muy selecta y muy adecuada a las exigencias del consumidor actual”, agregó acto seguido.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, recordó los estrictos controles previos de los vehículos puestos a la venta y calificó al salón como “el mayor escaparate comercial de coches de ocasión de nuestro país y uno de los primeros de Europa”.

En este sentido, conviene recordar que, como es habitual, a los controles previos de los vehículos a cargo de las propias marcas, se suma el realizado por la propia organización, a través de una empresa externa, que en esta ocasión fue Tüv Süd Atisae, encargada de expedir los certificados a cada vehículo que accedía a los pabellones antes de su exposición en los stands.