Tras la compra de un nuevo edificio, Fersa Bearings ha ampliado sus instalaciones en el polígono de Plaza, en Zaragoza, con lo que la empresa aumenta las líneas productivas, añade 3.200 metros cuadrados de espacio de almacenaje a su sede y unifica sus oficinas comerciales.

“Hemos aumentado la capacidad de almacenaje en 8.000 ubicaciones”, afirma Dionisio Ríos, director de Cadena de Suministros de Fersa Bearings. “El almacén está diseñado para maximizar la capacidad de almacenaje y realizar picking a cualquier altura”.

La ampliación está motivada por la necesidad de dotar a la empresa del espacio necesario para dar salida a sus crecientes negocios en el mercado nacional e internacional. Fersa cerraba el pasado ejercicio con cerca de 73 millones de euros en ventas. También ha cerrado contratos en el mercado asiático que podrían multiplicar por cinco su facturación en China y, para 2020, tiene apalabrados contratos a nivel mundial que harán alcanzar a la empresa los 110 millones de euros de facturación. De hecho, en un futuro cercano, Fersa no descarta adquirir un nuevo almacén en Zaragoza.

Igualmente, en Fersa están llevando a cabo un importante proceso de digitalización para implementar la filosofía de la Industria 4.0 en su fabricación. Esto ha llevado a la compañía a desarrollar nuevas líneas 100% automatizadas, digitalizar su control de producción de manera completa con sistemas de desarrollo propio y monitorizar los procesos a tiempo real. Gracias a ello, la empresa ha experimentado un incremento significativo de la capacidad productiva en los últimos dos años, aumentando un 40% el índice de fabricación y mejorando en más de un 20% la eficiencia en su proceso productivo.

“La instauración de procesos digitales demanda un perfil de trabajador cada vez más especializado”, afirma Fernando Cebrián, director de Fabricación en la planta de Zaragoza. “Fersa ha reforzado la formación de sus trabajadores de línea para brindarles herramientas técnicas que les ayuden a progresar a nivel laboral y personal”.

Además, la compañía ha incrementado sensiblemente su plantilla. En 2017, sólo en Aragón, Fersa incrementó en un 6% su personal directo y un 25% el personal técnico indirecto. Para este año estima incrementar un 4,6% la plantilla actual.