Ford ha anunciado su intención de abrir de par en par el software y el hardware de sus vehículos, para que desarrolladores externos puedan contribuir a mejorar sus productos, según explican en el blog Autobloggreen y recogen nuestros colegas de Tecmovia. Concretamente, hablan de introducir mejoras en el consumo de combustible pero también contribuir a mejorar los hábitos de conducción de sus clientes para que puedan exprimir al máximo el combustible que utilizan.

 

De este modo, Ford se convierte en el primer fabricante del mundo que vence el terror al plagio que todos padecen y se lanza a desnudar su tecnología ante los ojos de todo aquel que tenga la intención de ayudar a mejorarla. Puede parecer un pequeño paso para Ford, pero podría acabar siendo un gran paso para la industria automovilística.

Con esa idea, Ford invita a los desarrolladores de aplicaciones a acceder a sus plataformas tecnológicas para que pongan sobre la mesa sus propuestas. De hecho, la apuesta de Ford va un poco más allá y ofrece recompensas de hasta 50.000 dólares para aquellos desarrollos que lleguen a funcionar logrando los objetivos planteados. ¿Será el primer paso para ofrecer toda la información técnica de forma gratis y libre para operadores como los talleres independientes?