La pretensión de parte de la industria del automóvil, reunida el 3 de abril en Madrid en el Foro CVO: “Perfilando la nueva fiscalidad del automóvil”, es que la reforma impositiva que parece estar impulsando el Gobierno de Rajoy grave el uso del vehículo y no su adquisición, además de eliminar el impuesto de matriculación, penalizar el vehículo antiguo, fomentar decididamente el renting de particulares y favorecer el vehículo alternativo.

Los representantes de la cinco grandes patronales del sector: Mario Armero (ANFAC), Agustín García (Asociación Española de Renting), Germán López (Aniacam), Blas Vives (Faconauto) y Tomás Herrera (Ganvam) -moderados por el director del CVO, Manuel Orejas-, coincidieron asimismo en que las diversas fórmulas basadas en el pago por uso del vehículo son también la solución para financiar las infraestructuras (las carreteras y su mantenimiento) o reducir el impacto medioambiental y los atascos en las grandes ciudades.

Aunque la convocatoria del foro -organizado por el Corporate Vehicle Observatory (CVO) y promovido por Arval-, se planteó como una discusión sobre las alternativas a la actual fiscalidad centrada en la adquisición del vehículo, el debate derivó rápidamente en determinar cuál sería la política fiscal más adecuada para resolver el principal problema que tiene la automoción española en este momento: la renovación del parque.

En esta línea de acabar con lo ‘antiguo', ya sean vehículos o fiscalidades, Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC, propuso eliminar el impuesto de matriculación y un nuevo diseño del de circulación para basarlo en las emisiones, así como apoyar fiscalmente el vehículo alternativo, es decir, incentivar la compra y penalizar los vehículos antiguos.

Blas Vives, secretario general de Faconauto, apeló al patriotismo y pidió a los grupos parlamentarios que “piensen en el futuro y en España”, con el objetivo de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, porque si no, el Gobierno “estará atado de manos”. La idea de Vives es que si se aprueban “se podrá conseguir una mayoría cualificada en el Congreso para nuevas medidas”.

Por su parte, Germán López, presidente de Aniacam, también abogó por una “verdadera tributación” que grave el uso y no la adquisición, así como por fomentar fiscalmente el renting a particulares porque así “todos los coches tendrían seguro y estarían mejor mantenidos” y el parque se renovaría cada cuatro años.

En este sentido, Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting, reconoció que es muy difícil conseguir una ‘reducción' de la fiscalidad que grava al automóvil, pero afirmó que sí se puede reorganizar y puso como ejemplo que “solo con subir un euro el impuesto de circulación, ya se conseguirían más de los 300 millones que se recaudan por el de matriculación”. Asimismo, García apoyó otras iniciativas como regular el vehículo de empresa para los autónomos, como hace una propuesta de Ciudadanos, “igualándolo fiscalmente al coche de empresa”, así como apoyar aquel vehículo que cambia de titular cada cinco años.

Por último, Tomás Herrera, director general de Ganvam, abogó por los denominados “peajes dinámicos” (una idea aplicada en Singapur y recogida por el pundit y economista neoliberal Juan Manuel Rallo, que intervino al comienzo de la Jornada), así como por una fiscalidad que apoye a los vehículos eléctricos, “porque mientras cuesten 1,5 veces lo que un coche convencional no se popularizarán”, afirmó.

(Foto: Por la izquierda, el director del CVO, Manuel Orejas; Agustín García (Asociación Española de Renting); Mario Armero (ANFAC); Germán López (Aniacam); Blas Vives (Faconauto) y Tomás Herrera (Ganvam).