El Vaticano ha incorporado a su parque móvil dos nuevos vehículos, Renault Kangoo. El primero fue transformado en Papamóvil mediante un techo deslizante y escaleras extensibles. El segundo vehículo está a disposición de la Guardia Suiza, cuerpo de seguridad del Estado de la Ciudad de Vaticano. Freudenberg equipa ambos vehículos, gracias a los retenes Simmering, del electromotor Continental y las juntas de batería Freudenberg.