Cesvimap ha hecho un balance muy positivo de la formación impartida a profesionales de la posventa de vehículos sobre la sustitución y calibración de lunas con el Sistema Avanzado de Asistencia al Conductor (ADAS). Con “una excepcional acogida”, los profesionales recibieron contenido teórico sobre los sistemas ADAS y formación práctica en la que realizaron sustituciones de las lunas parabrisas y practicaron las calibraciones posteriores de cámaras y radares.

Además, Cesvimap complementa este curso con una demostración de funcionamiento del sistema de frenado autónomo de emergencia.

La luna parabrisas se incorporó al vehículo para ofrecer mayor confort y seguridad a los ocupantes. Ha experimentado, y sigue haciéndolo, transformaciones para acomodarse a necesidades estructurales, estéticas, de seguridad y de fabricación. Se ha adaptado también a los nuevos materiales que han aparecido en el mercado, así como a las tecnologías que, cada vez con mayor frecuencia, se instalan como ayuda a la conducción.

Todas estas transformaciones afectan directamente a los talleres reparadores, que han de adaptarse al cambio. Según Cesvimap, no sólo se trata de adquirir los equipos necesarios para llevar a cabo las reparaciones, sino también saber cómo realizarlas y calibrar los sensores y cámaras.