Brisk, uno de los fabricantes más antiguos de bujías, ofrece una solución específica para cada tipo de motor y diversas gamas, tanto para un uso universal como de racing. Gamas entre las que se encuentran la A-line, con modelos de un, dos y tres electrodos e intervalos de reemplazo que pueden llegar a los 100.000 km; la Premium, para automóviles de competición con chispa de deslizamiento; o la Platin, con una alta resistencia a la corrosión del platino.

Ahora y durante todo el mes de julio, para promocionar la compra de todos los modelos de la marca, Grovisa activa una nueva campaña en la que obsequia con un bote de 450 gramos de pasta limpiamanos Brisk.

Brisk está presente en OE en marcas como Audi, Volkswagen, SEAT, Volvo, Renault o Lamborghini, entre muchas, y distribuye sus productos a 68 países de todo el mundo.