El Gremio de Talleres de Barcelona celebró el pasado 2 de junio la Jornada Monográfica Innotaller-Forum 2016, en colaboración con Launch Ibérica y en su sede, cerca de la Ciudad Condal. El certamen trató sobre la conectividad del vehículo y las nuevas oportunidades de servicio que esta tecnología abre al taller.

En este sentido, Innotaller-Forum 2016 es la nueva etapa que abre el Gremio de Talleres de Barcelona tras diez ediciones de las ya clásicas Jornadas de Innovación, ampliando a un espacio permanente de conocimiento y debate para los profesionales de la reparación y mantenimiento de automóviles con las empresas generadoras de tecnología, innovación y de servicios de valor añadido para los talleres.

Así, en la apertura de las jornadas, el Vicepresidente del Gremi de Talleres de Barcelona, David Fortuny, invitó a la reflexión sobre el papel de los talleres y sus oportunidades con esta tecnología en los siguientes términos.

“Los talleres de reparación somos una parte muy importante de la motorización de nuestra sociedad, a la que damos servicio para mantener sus vehículos en perfecto estado y para minimizar el gasto que supone el mantenimiento de su automóvil”, expuso acto seguido.

Como parte de la estructura económica siempre se nos ha considerado sector auxiliar porque no somos los fabricantes del vehículo, pero muchas de nuestras actuaciones dan información a los constructores de vehículos y de componentes para tratar de mejorar sus productos, agregó.

Ahora, las novedades no solo aparecen por parte de los constructores de vehículos sino que ya surgen en los servicios informáticos y de comunicación que pueden integrarse en el automóvil.

En la era de la informática y la conectividad, ya cuentan con la aparición de equipos en el automóvil para que éste transmita su estado a cualquier fuente relevante, y aquí entran en juego, no solo los constructores de vehículos y las aseguradoras, sino todo aquél que considere que el automovilista es su cliente y quiera establecer una comunicación recíproca.

Sin duda, el sistema del vehículo conectado es idóneo para avisar a la policía en caso de accidente, o de avería, o como ayuda a la conducción, pero ya hay algunas discusiones en la Comunidad Europea sobre cómo integrar este tipo de sistemas en el automóvil, porque a nadie se le escapa que esa conexión puede crear una gran dependencia del propietario del vehículo respecto del que esté conectado con él, como por ejemplo, conocer su forma de conducir, recorridos, consumos, y un largo, etc. que puede considerarse como invasión de la intimidad de ese cliente.

Igual que la conexión aporta datos del vehículo a quien se conecta, con el permiso del dueño, también puede darse técnicamente a la inversa la transmisión de datos, para que el propietario reciba recomendaciones de quién le facilita el equipo, como el constructor del vehículo, su vendedor, una aseguradora o su taller de confianza.