La Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Automóviles de Cuenca (TRACC) ve como básico que exista una plena coordinación de administraciones para evitar el intrusismo y luchar contra los talleres ilícitos.

Por ello, desde la patronal acogen con “satisfacción la posibilidad de crear una oficina de coordinación de inspecciones que permita facilitar y agilizar estas cuestiones y actuar de manera más eficaz contra estos negocios clandestinos”.

TRACC estuvo presente con su presidente, Miguel Garrote, y su secretario, Diego López, en la reunión de la Federación Regional de Asociaciones de Empresarios de Automoción con el vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, en la que se planteó esta posibilidad, que fue “muy bien acogida”.

Recordemos, de hecho, que las empresas del sector están sujetas a distintas normativas y controles de varias administraciones, lo que supone un inconveniente a la hora de denunciar a los talleres ilegales y de actuar eficazmente contra estas prácticas que “tanto daño están haciendo a las empresas del sector”.