La Comisión de Fabricantes de Neumáticos, perteneciente al Consorcio del Caucho, ha iniciado una nueva campaña para fomentar el conocimiento y la utilización de los neumáticos de invierno, con una jornada técnica celebrada, el pasado 8 de febrero, en la pista de hielo SnowZone de Madrid Xanadú.

El encuentro, que inicia la nueva campaña “Cambia de hábitos, Cambia de neumáticos”, contó, entre otros, con representantes de instituciones como la DGT, Fesvial, Fundación Pons, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como con más de medio centenar de medios de comunicación acreditados, que pudieron comprobar sobre el terreno las cualidades de los neumáticos de invierno.

Dirigida por José Luis Rodríguez, director del Consorcio Nacional de Industriales del Caucho, a la jornada asistieron también representantes de las cuatro principales marcas fabricantes de neumáticos que integran la Comisión: Bridgestone, Continental, Michelin y Pirelli. Durante la sesión, se expusieron los beneficios derivados del uso de neumáticos de invierno, con datos científicos y estadísticos, tanto de sus ventajas técnicas como de su aprovechamiento en favor de la seguridad vial y la movilidad, especialmente en otros países de nuestro entorno donde se alcanzan muy bajas temperaturas.

Incluyó también una demostración práctica de dichos beneficios sobre la pista nevada de Madrid SnowZone, la pista de esquí cubierta de Madrid Xanadú, acondicionada en esta ocasión para reproducir las circunstancias propias del invierno que estos días podemos encontrar en la carretera. Poniéndose al volante de vehículos habilitados, los invitados tuvieron ocasión de comprobar 'in situ' las ventajas de los neumáticos de invierno, tanto frente a los de verano como frente al uso de cadenas en eventuales situaciones de nieve sobre el asfalto.

Los conductores pudieron realizar varias pruebas técnicas para examinar las prestaciones de los neumáticos de invierno en situaciones extremas sobre suelo seco y mojado, experimentando personalmente las ventajas de conducir en época invernal un vehículo equipado con neumáticos de invierno, en diferentes situaciones y superficies, frente a hacerlo con vehículos que montaban neumáticos de verano, e incluso el engorro de montar y utilizar unas cadenas.

Durante su presentación de la campaña, José Luis Rodríguez subrayó que la principal virtud de los neumáticos de invierno reside en sus prestaciones en tiempo muy frío, independientemente de que este sea seco o húmedo. “No es necesario conducir sobre superficie nevada o helada para comprobar sus virtudes; de hecho, los neumáticos de invierno ya se comportan mejor que los neumáticos de verano en temperaturas por debajo de 7º C positivos, tanto en conducciones de seco como en mojado, consiguiendo mejores resultados en frenadas, mejor tracción en aceleración y mejor direccionalidad en curvas”.

Cambia de hábitos, Cambia de neumáticos

La nueva campaña de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos intenta explicar y concienciar de que los neumáticos de invierno son una opción más segura cuando llega el frío. No en vano, la distancia de frenado a una velocidad de 50 kilómetros por hora en una calzada con nieve es 31 metros menor con ruedas de invierno. En mojado, y a 80 kilómetros por hora, la distancia es 6 metros inferior que con neumáticos convencionales. Además, los neumáticos de invierno ofrecen mejores prestaciones que los convencionales con temperaturas por debajo de los 7º C, con nieve o sin nieve en el firme, por un coste muy similar al de las cubiertas normales.

Con temperaturas inferiores a 7º C, los neumáticos de invierno sacan ventaja de sus compuestos especiales de goma con sílice con los que están fabricados, adaptados a las bajas temperaturas, y que consiguen que su capacidad de adherencia sea sensiblemente mejor que la de los neumáticos estándar o de verano. El diseño específico de su banda de rodadura, con una escultura más profunda y con un mayor número de laminillas, les hacen ideales para las circunstancias invernales.

Este tipo de neumáticos, gracias a los compuestos con los que están fabricados y al diseño de su banda de rodadura, superan ampliamente la eficacia de los neumáticos estándar cuando la temperatura es inferior a los 7º C, ya sea sobre carreteras secas, mojadas, heladas, con barro o con nieve. Garantizan así las principales cualidades que los conductores demandan de sus neumáticos, especialmente cuando las condiciones de adherencia se complican: capacidad de tracción, control en todas las circunstancias y posibilidad de detenerse con seguridad.

Los neumáticos de invierno se distinguen actualmente por un marcaje “M S” y un pictograma que representa una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior, denominado “3PMSF” (de las siglas en inglés de “3 Peaks Mountain Snow Flake”).