La conectividad y los nuevos modelos de propiedad de vehículos definitivamente tienen el potencial de alterar la cadena de valor tradicional. Será la industria la que tenga que adaptarse para encontrar nuevos modelos de colaboración y socios y, como tal, crear nuevas oportunidades. Estas, entre otras, fueron tendencias identificadas en la 9ª edición de la Conferencia Aftermarket, organizada por la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (Clepa), los días 21 y 22 de marzo en Bruselas.

Alrededor de 300 participantes se reunieron en el evento, entre representantes de la Comisión Europea y el Parlamento, otras asociaciones, proveedores de automóviles, fabricantes de vehículos, distribución mayorista, grupos de comercio y prensa, que debatieron los factores de cambio y disrupción dentro de la industria del automóvil.

Las presentaciones identificaron las nuevas tecnologías en los vehículos y la producción de piezas, el cambio de propiedad del vehículo y los próximos nuevos modelos de negocios como principales impulsores de la transformación. Se necesitarán nuevas competencias, otros factores de éxito y una mentalidad diferente para gestionar los futuros desafíos competitivos con el consumidor en el centro del mercado.

Al reflexionar sobre la conferencia, Roberto Vavassori, presidente de Clepa, ha declarado que “hay nuevos jugadores que están a punto de entrar en el sector de la posventa, creando nuevos conceptos de movilidad. Aunque el impacto real de la electrificación y la conectividad no deben esperarse antes de 2025, el tiempo es crucial y los proveedores necesitan definir sus posiciones futuras lo antes posible. Aunque todavía hay mucha incertidumbre, tanto los jugadores ya establecidos como las nuevas empresas, no deben temer esta próxima irrupción, sino abrazarla”.

En general, las perspectivas económicas para el mercado global de la posventa son positivas, pero el principal crecimiento se registrará en la parte de Europa Oriental y en Asia, señalan desde Clepa.

El mercado verá a menos actores pero más fuertes que impulsarán la digitalización, y se espera que las nuevas plataformas jueguen un papel importante en la distribución de piezas y la asignación de trabajos de reparación a los talleres. De acuerdo a la patronal europea, toda la industria del automóvil debe hacer un gran esfuerzo en la dirección de procesos más simples y la capacidad de hacer uso de los servicios basados en datos en torno a la movilidad.