La firma Hella, fiel a su filosofía, traslada una vez más su tecnología de iluminación Led a usos para vehículo industrial, y lo hace mediante su nueva gama de módulos Led de 90 mm L40060, la primera en cubrir las diversas aplicaciones de iluminación del vehículo.

De este modo, tan únicamente dos faros se pueden conseguir las cinco funciones lumínicas principales frontales: luz de cruce, luz de carretera, luz de conducción diurna, luz de posición y luz intermitente.

No obstante, es posible realizar otras combinaciones con módulos adicionales de la misma serie (niebla o carretera adicional) para conseguir una iluminación aún mejor.

Las versiones halógenas actuales pueden sustituirse facilmente por módulos Led, ya que incorporan soluciones de montaje compatibles. A partir de los módulos halógenos ya instalados, Hella propone qué tipo de adaptación y qué productos son necesarios para convertir en Led las funciones lumínicas deseadas.

Los módulos de 90 mm L4060 son pequeños y potentes, y pueden utilizarse prácticamente en todos los vehículos:

- Su dispersor de policarbonato es resistente a los impactos de la gravilla.

- Los módulos son robustos y no incorporan piezas móviles de posible desgaste, como ventiladores.

- Todos los modulos cumplen con las homologaciones CEE y SAE.

Hella, recordemos, fue pionera en lanzar su gama de módulos delanteros Led para aplicaciones en autobuses y autocares hace ya varios años. Los conductores de vehículos que ya la incorporan destacan las mejoras efectivas que los módulos Led aportan a la conducción, proporcionando una iluminación muy similar a la luz del día.

Su larga durabilidad, además, permitiría dar la vuelta al mundo 20 veces sin sustituir las lámparas: a partir de ahora las sustituciones pertenecen al pasado. Del mismo modo, no es necesario llevar a cabo un mantenimiento específico gracias a su refrigeración pasiva.

Finalmente, el consumo de combustible es notablemente inferior al resto de tecnologías, con la consecuente reducción de emisiones de CO2.