Crédito y Caución prevé que el crecimiento económico mundial se ralentice hasta el 2,4% en 2016 debido a la caída de precios de las materias primas, la debilidad del crecimiento del comercio, las turbulencisa financieras, las limitaciones de la política monetaria, las dificultades para aplicar políticas fiscales adecuadas y el desapalancamiento.

De acuerdo con el último Economic Outlook difundido por la aseguradora de crédito líder en España, las previsiones de crecimiento de todas las regiones del mundo han sido revisadas a la baja.

Con solo América del Sur en contracción, el informe prevé que todas las demás regiones mantengan un crecimiento más o menos plano. Eso implica que Asia seguirá liderando el crecimiento mundial por un amplio margen, a pesar de la debilidad del crecimiento chino. El crecimiento en la zona euro sigue siendo positivo pero moderado.

El informe insiste en que pueden producirse nuevas revisiones a la baja del crecimiento en 2016 y 2017 e identifica siete riesgos globales que pueden afectar a estas previsiones. El primero sería que el crecimiento chino iniciase un aterrizaje forzoso con tasas por debajo del 5%, lo que potenciaría los efectos negativos globales de la caída del precio de las commodities y el comercio mundial.

En segundo gran riesgo global reside en la política monetaria de la Fed, crítica para la estabilidad de los mercados financieros. Una subida de los tipos superior a la que esperan los mercados podría causar fuertes retracciones de flujos de capital en las economías emergentes.

El tercero reside en la debilidad del crecimiento de la eurozona. La recuperación europea se ha sustentado sobre tres pilares - los bajos precios del crudo, la depreciación del euro y los bajos tipos de interés - que cambiarán gradualmente.

Este entorno se refleja en las previsiones de insolvencia del informe. Tras un descenso del 7% en los mercados avanzados durante 2015, se prevé un crecimiento cero en 2016, el peor desempeño desde que crecieron un 30% en 2009.

El conjunto de la zona euro registrará una disminución del 2% de las quiebras, mientras que en Estados Unidos y Reino Unido crecerán en la misma proporción. En muchos mercados emergentes, como Rusia o Brasil, se prevé un fuerte aumento de las insolvencias.

En ese sentido, según el informe, cuanto más se prolongue el lento crecimiento global más complejo será el entorno de insolvencias.