Agentes de la Guardia Civil han detenido a seis personas de las localidades de Eibar (Guipúzcoa) y Galdakao (Vizcaya) acusadas de manipular notablemente el kilometraje de 40 vehículos dentro de la 'Operación Mervichi'.

En este sentido, la Guardia Civil considera esclarecido 15 delitos, cuyas víctimas residían en el País Vasco y Castilla-León y que habían adquirido, en dos establecimientos de compraventa de vehículos de los mencionados municipios, un vehículo al que se le había alterado el kilometraje.

Los arrestados están acusados de los delitos de estafa continuada y falsedad de documento mercantil, pues manipulaban los elementos de control del odómetro para mejorar la ganancia en la venta de vehículos de segunda mano, con lo que obtenían un lucro superior al que le hubiera correspondido.

Las primeras indagaciones se iniciaron en enero de 2015, a raíz de la denuncia presentada por uno de los afectados tras la compra de un vehículo en uno de los establecimientos comerciales de Eibar dedicados a la compraventa de automóviles usados.

Los agentes constataron que al vehículo adquirido le habían rebajado 133.000 kilómetros, por lo que, al sospechar de que pudieran existir más vehículos manipulados, se inició una investigación exhaustiva.

Posteriormente, se comprobó que el kilometraje de muchos de los vehículos vendidos en los establecimientos investigados habían sido alterado incluso más a la baja. De hecho, algún vehículo llegó a pasar la ITV tras ser manipulado, "con el riesgo para la seguridad del tráfico que ello conlleva".

Una vez manipulados los odómetros, los vehículos eran vendidos a terceros que, desconociendo estas alteraciones, pagaban un precio mayor que el que correspondería a su kilometraje real. Los vendedores obtuvieron beneficios de entre 2.000 y 6.000 euros por operación.