La operación 'Taller II', desarrollada por la Guardia Civil, busca evitar la proliferación de talleres ilegales, establecimientos regentados por personas que, aunque cuentan con conocimientos técnicos, ejercen la actividad sin licencia e inmersos en la llamada “economía sumergida”. En el desarrollo de este plan se han realizado 2.804 inspecciones en España, que han ocasionado el cierre de 128 talleres ilegales además de 5.473 denuncias de carácter administrativo, sobre todo por incumplir la normativa medioambiental, carecer de licencia municipal y/o la necesaria autorización autonómica.

El cierre se produce como consecuencia de la detección de estos ilegales tras ser denunciados. La Guardia Civil establece un dispositivo de vigilancia que comprueba las sospechas detectando movimiento de vehículos en naves, garajes privados, parcelas e inclusive en la calle o en descampados en los que se realizan labores de reparación y mantenimiento de vehículos, sin ningún tipo de garantía para el cliente.

En los últimos días la Guardia Civil ha informado del balance de la operación en Castilla León, tras las denuncias de las que informamos desde Posventa.info. Se han clausurado en lo que va de año 22 talleres ilegales además de detectar otros siete locales clandestinos sin ningún tipo de licencia, tras realizar 441 inspecciones.

La información de la Guardia Civil revela que se han inspeccionado 92 talleres en Valladolid que han ocasionado el cierre de tres de ellos; 73 inspecciones en Zamora con el desmantelamiento de 9 talleres y tres locales; 69 en Salamanca que acabaron con el cierre de tres talleres y otro local ilegal; 46 inspecciones en León con cinco talleres cerrados; 71 inspecciones en Palencia que sólo conllevaron un cierre. Finalmente se realizaron 42 inspecciones en Burgos, 30 en Segovia y 8 en Ávila sin consecuencias.