La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea) ha tomado nota de la publicación del segundo paquete de movilidad de la Comisión Europea, que incluye una propuesta para objetivos de CO2 posteriores a 2021 para turismos y vehículos comerciales ligeros. Acea trabajará ahora con sus miembros para evaluar los detalles completos de las propuestas antes de seguir colaborando con las instituciones de la UE en este expediente.

Con respecto a la propuesta de CO2, Acea celebra que la fecha para los nuevos objetivos esté fijada para 2030. “Esto es coherente con los plazos ya acordados por los jefes de estado de la UE con el Marco de Energía y Clima 2030”, afirmó el secretario general de la entidad, Erik Jonnaert. Sin embargo, establecer un objetivo adicional ya en 2025, solo unos pocos años después de los objetivos de 2021, no deja suficiente tiempo para realizar los cambios técnicos y de diseño necesarios a los vehículos, en particular a los vehículos comerciales ligeros debido a sus ciclos más largos de desarrollo y producción.

El nivel de reducción del 30% propuesto por la Comisión también es demasiado desafiante, superando el nivel de ambición establecido en el Marco de Clima y Energía y en su propia evaluación de impacto de 2016, que especifica qué se necesita para cumplir con la COP21. De acuerdo con esto, la industria del automóvil europea considera que una reducción del 20% para el año 2030 para automóviles se puede lograr a un costo alto, pero aceptable.

“Claramente, los objetivos de CO2 pueden impulsar la innovación en la industria, pero la propuesta actual es muy agresiva si tenemos en cuenta la baja y fragmentada penetración en el mercado de los vehículos alternativos en toda Europa hasta la fecha”, afirmó Jonnaert. De hecho, el éxito en el cumplimiento de un objetivo para 2030 estará claramente relacionado con la aceptación en el mercado de los vehículos alternativos.

“Europa necesita mucha más inversión en recarga y reabastecimiento de combustible, antes de que podamos esperar que los consumidores de toda la UE adopten tales vehículos”, continúa. Aces acoge con satisfacción el plan de acción de la Comisión para impulsar la inversión en una red de estaciones de carga y reabastecimiento Unión Europea. La infraestructura, sin embargo, es solo una cara de la moneda. La asequibilidad también es una barrera importante para muchos europeos, lo que subraya la necesidad de incentivos al consumidor armonizados y coherentes.