Aquarius Engines, empresa israelí fundada en 2014, ha creado un sistema que permitiría cargar las baterías de los coches eléctricos al mismo tiempo que ruedan. Según recoge un artículo de Eleconomista.es, el objetivo es aumentar la autonomía de las baterías pero con un menor tamaño y peso de los acumuladores.

Hasta ahora, la única solución válida es que el automóvil produzca su propia energía eléctrica mediante un pequeño motor de explosión. En este sentido, el BMW i3 ya incorpora un pequeño motor de moto bicilíndrico que alarga la autonomía del conjunto produciendo electricidad durante los trayectos.

En el caso del sistema desarrollado por Aquarius, informaciones de The Jewish Press, citadas por el periódico español, indican que se trataría de un motor más sencillo, monocilíndrico de 500 c.c. con 86 CV de potencia, sin válvulas y sin cigüeñal. Este equipamiento mejoraría la eficiencia en cuanto a rozamientos y mantenimiento.

La técnica hasta aquí no es nueva, recoge la misma fuente, pues ya se conocían motores de doble cámara de combustión y pistón libre. Como novedad, Aquarius, que lleva a cabo el desarrollo de esta tecnología en secreto, ha incorporado al pistón dos imanes y al cilindro de un bobinado magnético que lo rodea el cilindro, convirtiendo al motor de explosión en un generador de funcionamiento lineal.

Según la agencia de noticias Reuters, el grupo fabricante de automóviles PSA ya se habría interesado por el generador Aquarius, como solución para sus futuros modelos eléctricos de autonomía extendida.