La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demandado a un total de 160 concesionarios y a 23 marcas de automóviles en España por pactar precios y compartir información comercial sensible en perjuicio de los consumidores.

Esta demanda, argumenta la entidad, se produce después de que, en julio de 2015, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) multara con 171 millones de euros a 21 fabricantes de vehículos y a 250 concesionarios por llevar a cabo una estrategia concertada de fijación de precios y de intercambio de información comercial sensible.

Recordemos que Competencia consideró probadas dichas prácticas durante el período comprendido entre los años 2006 y 2013 por parte de las empresas sancionadas, que contaban con una cuota de mercado del 91%.

En este sentido, la entidad de defensa del consumidor apuntó que estas prácticas de marcas y concesionarios representan una clara violación de las leyes sobre competencia y perjudicaron a miles de consumidores que pagaron cientos de euros de más por sus vehículos.