Nueve talleres clandestinos de reparación de vehículos, situados en las barriadas de San Fernando, San Roque, el Tulio y Antonio Domínguez de Badajoz, han sido denunciados por más de un centenar de infracciones a distintas normativas, como gestión de residuos, comunicaciones ambientales, licencias y otros aspectos de competencia municipal, contrataciones laborales y carencia de altas en impuestos de actividades económicas, IRPF o Seguridad Social.

Este es el resultado de la “Operación Ulises” que desarrollaron, el pasado 30 de octubre, la Policía Local de Badajoz y Guardia Civil, junto a funcionarios de la Delegación Provincial del Ministerio de Trabajo, consistente en la localización, inspección y sanción de actividades industriales de reparaciones de vehículos clandestinas, informa el periódico Hoy.

Las investigaciones comenzaron hace algo más de dos meses por varios de los agentes, tras detectar la “continua entrada y salida de vehículos en cocheras”, y observaron cómo en el interior “venían efectuando reparaciones de todo tipo”.

También en el marco de esta "Operación Ulises", se ha detenido a un individuo por un presunto delito contra la salud pública, al utilizar uno de los talleres inspeccionados para el cultivo de marihuana. En este taller fueron incautadas 352 plantas y material necesario para su cultivo.

La intervención ha contado con la presencia de ocho funcionarios de la Policía Local, adscritos al Servicio de Información Local y Cometidos Especiales (Silyce), 23 agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), del Puesto Principal de Badajoz y al Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) y seis subinspectores del servicio de Inspección de la Delegación Provincial del Ministerio de Trabajo en Badajoz, lo que suma un total de 37 intervinientes.