El aumento de las matriculaciones de nuevos vehículos - un 5,2% en octubre, por ejemplo -, junto con la bajada en el precio del carburante, ha provocado que haya más coches circulando por carretera, lo que hace esperar que crezca la siniestralidad, vaticina Connection Soft Service (CSS).

 

Desde Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) afirman que la recuperación económica trae consigo un aumento de los golpes de chapa, algo que ya se ha dejado notar.

El mero aumento de la siniestralidad llevaría aparejados ajustes en el cálculo de las primas. Pero además, en medio de este escenario, el 1 de enero entrará en vigor el nuevo baremo de indemnizaciones por daños personales a las víctimas de accidentes de tráfico, que ha estado negociándose durante cuatro años entre la Administración Pública, asociaciones de víctimas y las propias aseguradoras.

No obstante, desde el propio sector asegurador indican que las subidas no serán generalizadas, aunque lo que sí parece confirmarse es un aumento de la carga de trabajo para el taller de chapa y pintura.