Durante cualquier fin de de semana de Gran Premio de Fórmula Uno, cada equipo captura más de mil millones de datos gracias a los más de 200 sensores instalados en un solo coche.

La transmisión de estos datos, así como el análisis y presentación de los mismos, es fundamental para este deporte, pues permite a los ingenieros y a los estrategas tomar decisiones informadas en tiempo real.

Las derrotas se viven como dramas deportivos, pero en realidad son victorias que permiten avanzar en el desarrollo de soluciones tecnológicas que, después, se pueden aplican en proyectos de innovación de multitud de ámbitos, más allá de la automoción. Les presentamos cuatro claros ejemplos:

1. Cirugía. Como en la F1, cuando un equipo de cirujanos tienen a un paciente en la sala de operaciones, cada segundo cuenta y hay que tomar decisiones fundamentales en el momento. Las tecnologías desarrolladas para la pista pueden ayudar.

De hecho, McLaren Applied Technologies (MAT) anunció hace unos meses una colaboración con la Universidad de Oxford para desarrollar un kit de herramientas para la toma de decisiones quirúrgicas basado en sensores que recogen datos del paciente y los analizan en tiempo real.

2. Tecnología "ponible" o en inglés 'wearable'. La moda de los relojes inteligentes también se nutre de la tecnología desarrollada para la Fórmula Uno. Los equipos de MAT están desarrollando relojes que van incluso más allá: no sólo recogen datos personales en tiempo real, sino que los utilizan para hacer predicciones y sugerir a su dueño mejoras en su estilo de vida.

3. Salud y bienestar. La biotelemetría es el conjunto de técnicas que permiten el control remoto del estado físico y fisiológico de una persona, un área en la que resultan muy útiles los conocimientos técnicos de los equipos de F1.

Las mismas tecnologías que se usan en los circuitos son también muy útiles en los laboratorios de investigación médica, ya que permiten monitorizar a los pacientes de una forma eficiente e instantánea, que además libra al paciente de tener que hacer visitas de revisión.

4. Gestión de la energía. Los centros de datos se han convertido en recursos clave en la actual economía de la información digital. Sin embargo, éstos requieren grandes cantidades de energía que provocan muchos dolores de cabeza tanto a empresas como al medio ambiente.

El diseño y la gestión de estos centros es clave y un ámbito en el que los sofisticados sistemas de recogida, simulación de escenarios y análisis de datos de la F1 pueden ayudar a ahorrar mucha energía.