Los conductores españoles gastarán 11,7 millones más en carburante esta Semana Santa que en la misma época del año anterior. Esta es una de las conclusiones que se desprende del informe elaborado por UniversalPay, para el que se han analizado 2.500 estaciones de servicio de todo el territorio nacional, y que ha tenido en cuenta que el precio de los carburantes de automoción ha subido un 1,33% con respecto a las vacaciones del año pasado, considerando además el mayor consumo de diésel que de gasolina en el parque automovilístico español.

El volumen de facturación de las gasolineras a lo largo de estos diez días se incrementará un 16% con respecto a otras semanas del año donde no hay festivos. Según el estudio, el gasto en carburante será mayor el Jueves Santo, coincidiendo con las jornadas de festivos nacionales y la segunda parte de la operación salida, el Sábado de Pasión, como primera parte de operación salida, y el Lunes de Pascua, día en el que se pone fin a la operación retorno. Sólo durante estos días se concentrará más del 30% del volumen de facturación.

Ante este incremento en las cifras de facturación, las gasolineras se preparan para hacer frente a una mayor demanda de productos en sus negocios. Desde UniversalPay, Miguel Ángel Cuesta, subdirector adjunto de la compañía, apunta que “la adopción de nuevas soluciones de pago, como el contactless, el pago por móvil o por reconocimiento de la matrícula, o la solución de nuestro partner H24, que permite dotar a las gasolineras de un servicio de gestión de pagos integrado y de servicios como la conversión dinámica de moneda (DCC), pueden contribuir a aumentar la fidelización del usuario y a agilizar el tráfico”.

Según refleja la muestra de UniversalPay, los conductores gastarán esta Semana Santa una media superior a 37 euros en cada operación. Sin embargo, el ticket medio en el pago con tarjeta variará entre Comunidades Autónomas. En Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco, Asturias y La Rioja el gasto con tarjeta en cada transacción superará los 40 euros, mientras que en las Islas Canarias apenas alcanzará los 24 euros, por la menor fiscalidad aplicada al precio de los carburantes. También las gasolineras de Andalucía ingresarán menos por operación, 33 euros. El resto de autonomías se mantendrán en la media con entre 35 y 39 euros por transacción.