Las ventas de vehículos de ocasión aumentaron un 30,7% entre enero y marzo hasta alcanzar las 551.108 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 1,8 a 1, frente a los 1,5 a 1 de un año antes, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para Ganvam.

En este periodo fueron las ventas de seminuevos las que más crecieron, con una subida del 66,9%, representando el 22% del total del mercado, cinco puntos porcentuales más. Según la patronal, el aumento del stock de usados procedentes de empresas alquiladoras está detrás de este fuerte incremento, por la renovación de las flotas de los rent a car de cara a Semana Santa.

Por su parte, las ventas de usados de más de diez años se convierten en la segunda opción más buscada, con un incremento del 28,5% hasta marzo. De esta forma, aunque los más antiguos pierden peso con respecto al año pasado, siguen concentrando más de la mitad del mercado.

En este escenario, la balanza se inclina cada vez más hacia el lado del profesional: las ventas de concesionarios y compraventas crecieron más de un 52% en lo que va de año, gracias al tirón de los seminuevos que representaron siete de cada diez ventas. Así, aunque los particulares siguen registrando el 54% de las operaciones, ya han cedido 6,5 puntos al canal profesional.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “se está consolidando un cambio de actitud en el comprador de VO, que le lleva a dar poco a poco la espalda al vendedor particular, que no puede ofrecerle ningún tipo de garantía, ni contrato ni historial de mantenimiento, para fijarse en el profesional como emblema de compra segura y fiable”.

El informe de Ganvam también pone de manifiesto cómo el profesional no sólo gana terreno como vendedor, sino también como comprador; de hecho, las empresas dispararon sus compras de VO en casi un 118% hasta marzo, reforzando el mercado de segunda mano como vía para renovar las flotas a precios más asequibles.