El condensador es una parte imprescindible del sistema de aire acondicionado de un vehículo. Esta pieza es la encargada de recibir el aire comprimido caliente del compresor, enfriándolo y condensándolo, de forma que éste sale en estado líquido por la base del condensador, pasando a la válvula de expansión, donde continuará enfriándose.

Si el condensador no funciona correctamente, el sistema no enfriará el habitáculo como cabría esperar y, por tanto, va a ser necesario repararlo o cambiarlo. Para ello, Loctite hace una serie de recomendaciones para saber cómo desmontar el condensador, en un artículo de su Blog Ruta 401.

El condensador es uno de los elementos del aire acondicionado que más tienden a sufrir problemas y que, por tanto, son más susceptibles de necesitar ser reparados; de hecho, casi cuatro de cada diez coches que acuden al taller en verano lo hacen por problemas con el sistema de aire acondicionado.

Una de las razones es que, por su situación en la parte frontal del vehículo, está expuesto a golpes, choques o al impacto de pequeñas piedras u otros objetos extraños. Del mismo modo, es víctima de la suciedad, del recalentamiento del sistema o del desgaste por el propio uso.