Cuando en el sector de la mecánica se habla de retenedores, imediatamente viene a la memoria el concepto de fijadores de tornillos, que es realmente lo que más se utiliza en el taller. Sin embargo, los retenedores son productos adhesivos anaeróbicos que son capaces de curar en ausencia de oxígeno.

En esta ocasión, el Blog Ruta 401 de Loctite pone la atención en los retenedores que más se utilizan: los específicos para rodamientos, arandelas de fricción y los casquillos que están en contacto con aceites a altas temperaturas.

Este tipo de retenedores son fijadores especiales y es posible encontrarlos en varias tipologías diferentes. E, incluso, según Loctite, pueden utilizarse de forma diferente a la recomendada por el fabricante, de forma que cumplan su función exacta; de hecho, gracias a ellos, es posible evitar una rotura o un gripaje interno que derive en una avería costosa.