Las normativas supranacionales intentan hacer que la emisión descontrolada de CO2 a la atmósfera se reduzca al máximo y así proteger nuestro planeta. Al mismo tiempo, nos recalca Loctite en un artículo que les adjuntamos íntegro, hablar de tratamiento de gases en talleres o industrias significa intentar dañar lo menos posible el medio ambiente.

Se hace asumiendo la responsabilidad y tomando conocimiento de las posibilidades que existen para protegerlo y mejorarlo, y sobre todo asegurar la protección del profesional del taller en todo momento.

La clave está principalmente en cómo trabajamos con los gases nocivos provocados por intervenciones mecánicas, de chapa y pintura para adaptarnos a lo que dictamina la ley.

En la zona de mecánica, los vehículos actualmente disponen de catalizadores y filtros de partículas que evitan la alta contaminación de los motores de combustión. Estos motores utilizan en su proceso dióxido de carbono, oxígeno y agua (gases no peligrosos) que, después de ser procesados, generan CO y N2O.