Entre 2012 y 2016 (últimos datos oficiales), las estaciones de ITV españolas detectaron 94.349 defectos graves más en los camiones de más de 3,5 t y los autobuses que se sometieron a la inspección técnica periódica. Esto supone un incremento del 28,75%, pasando de 328.215 defectos en 2012 a 422.564 en 2016, según los datos oficiales de la Inspección Técnica de Vehículos recogidos por Top Truck, la red de especialistas multimarca de mantenimiento y reparación de vehículo industrial.

En esos cinco ejercicios, los fallos graves en los camiones crecieron un 27,52%, mientras que en el caso de los autobuses esta cifra se elevó hasta el 37,63%. De esta forma, se detectaron 79.319 más defectos graves en vehículos de mercancías de más de 3,5 t, mientras que en los vehículos de transporte de viajeros se hallaron 15.030 fallos más comparando en ambos casos los datos de 2012 frente a los de 2016.

“Nunca es justificable circular con un vehículo en mal estado, menos aún en un momento de crecimiento económico como el actual. Y más si se trata de camiones y autobuses, un tipo de vehículos que acostumbran a hacer muchos kilómetros. A la luz de los datos de las ITVs hay que insistir más que nunca en la necesidad de que sus conductores y propietarios sean responsables y rigurosos con su mantenimiento periódico”, comenta José Moreno, director de Top Truck. “La mejor forma de evitar problemas hoy en la TV es realizar chequeos preventivos y revisiones Pre-ITV en talleres de confianza. Próximamente, además, los talleres miembros de Top Truck estarán en condiciones de hacer mantenimientos predictivos”, añade.

En cuanto al tipo de defectos detectados, alumbrado y señalización, acondicionamiento exterior (carrocería y chasis) y frenos fueron, por ese orden, los más numerosos entre los autobuses, fallos que también fueron los más repetidos en camiones, si bien los defectos en el sistema de frenado tuvieron una incidencia muy superior a la de los detectados en la carrocería y el chasis.

Por su parte, los defectos leves experimentaron un crecimiento aún mayor que los graves, alcanzando un 53,74% en esos cinco ejercicios: mientras en 2012 se descubrieron 558.041 fallos leves, en 2016 se detectaron 857.953. Por vehículos, en los camiones estos defectos crecieron en este periodo en 270.923, lo que se supone un incremento del 54,68%, mientras que en los autobuses el aumento fue del 46,35% (28.989 defectos leves más en 2016 que en 2012).

Destaca también el aumento en este periodo analizado el número de camiones y autobuses rechazados en la primera inspección, al pasar de 151.067 unidades en 2012 a 164.686 en 2016. Esta cifra supone un incremento de la tasa de rechazos de casi un 3%, situándose en el 35,68% del total de vehículos inspeccionados en 2016; es decir, casi cuatro de cada diez camiones y autobuses que acudieron a la ITV en ese ejercicio fueron rechazos en la primera revisión.

Finalmente, desde Top Truck llaman la atención del incremento, superior al 75%, del número de camiones y autobuses rechazados en la segunda o sucesivas inspecciones en el periodo analizado: 11.776 en 2012 frente a los 20.668 de 2016.