La Asociación de Talleres de Reparación de Automóviles de la Provincia de Cádiz (Asoreca) trabaja para que no existan establecimientos que actúen al margen de la legalidad, ya que la presencia en el sector de talleres piratas afecta al volumen de negocio y a la seguridad vial. En declaraciones al Diario de Cádiz, el secretario general de la entidad, José Muñoz, afirma que Cádiz es, dentro de la provincia, uno de los lugares donde existen menos talleres ilegales. “La propia fisonomía de la ciudad lo impide, pues no es como en otras zonas, donde en un carril, en un domicilio particular, puede ejercerse una actividad rara”.

Sin embargo, “siempre hay un taller que tiene autorización para una especialidad, como mecánica y neumáticos, y a lo mejor para neumáticos no está autorizado”, declara el responsable, quien calcula que en la capital puede haber entre 25 y 30 establecimientos, de unos 70 en total, que no cumplen como debieran con la normativa reguladora.

Pero no sólo hay que hacer hincapié en la rentabilidad, las inversiones o en la cuenta de resultados de las empresas, ya que, en palabras de José Muñoz, la seguridad en nuestras carreteras también es un aspecto a tener en cuenta. “Si a eso le sumamos que hay entidades que no ofrecen ningún tipo de garantías ni de seguridad en la reparación, nos encontramos con que todos estamos abonando a un caldo de cultivo que es contrario a la seguridad vial”.

Las últimas campañas de la asociación gaditana para sus talleres asociados se han centrado en asegurar al consumidor la calidad de la intervención en sus vehículos. “Hicimos hincapié en que teníamos que dar confianza al consumidor, que por la calidad de nuestra reparación no iba a ser el percance que pudiera surgir en la carretera”. Además poder de superar la ITV con solvencia, los talleres legalmente establecidos ofrecen facturas de los repuestos y otras garantías básicas.