La mejora de las matriculaciones en Galicia el año pasado (más de un 6% de incremento) permitió a los talleres gallegos cerrar 2016 con un aumento de sus ingresos del 3,8%, según el informe “El futuro de la iPosventa en Galicia”, presentado por Solera en el foro “Nuevos retos para el sector de la distribución”, organizado por Ganvam en Ourense. Esta cifra mejora incluso la registrada en el conjunto del país (2,2% en 2016), en un año en el que se superó la barrera del millón de unidades vendidas.

Si bien A Coruña representa casi la mitad de la facturación de los talleres gallegos, fue Ourense la que mejor se comportó en 2016, con un crecimiento de los ingresos del 5,8%, frente al 5,1% del mercado coruñés. Más ligeros fueron los incrementos de facturación de los reparadores de vehículos en Lugo ( 3,5%) y Pontevedra ( 1,3%).

A pesar del crecimiento en los ingresos, cabe destacar que casi seis de cada diez coches superan los diez años de antigüedad en territorio gallego, cuando a esas edades se recorren menos de 15.000 kilómetros al año. En cambio, los coches de hasta cinco años registran en sus cuentakilómetros una media de 25.000 kilómetros anuales, pero en la comunidad gallega son sólo el 15%.

Este envejecimiento y “aparcamiento” paulatino del parque automovilístico también es visible en el conjunto del país, donde un 56% de coches tiene diez o más años, frente a un escaso 17% por debajo de la media decena de edad. Una situación que se agravará ademas en los dos próximos años, y que provocará que España sufra previsiblemente un estancamiento en las reparaciones.

“Hace diez años el sector vivía tiempos de euforia pues se matriculaban más de 1,5 millones de vehículos, hasta que irrumpió la crisis. Ahora estos coches cumplen diez años, circulan mucho menos y se reparan lo imprescindible. Son los últimos coletazos de un temporal que dura una década y que nos ha dejado un parque poco rentable para el taller. La otra cara de la moneda es que las nuevas tecnologías dieron un salto enorme en ese tiempo”, apunta el responsable de Mercado Posventa de Solera España, José Luis Gata, quien incide que “si el taller quiere ser rentable, debe abrazar la tecnología en todo su proceso de reparación desde que el coche entra por la puerta hasta que sale para así conseguir ahorrar un 15% de tiempo”.