El Barómetro de Seguridad Vial y Medio Ambiente Bosch-Anfac acaba de presentar un nuevo estudio fundamentado en la modalidad de combustibles alternativos y su presencia en España.

El compromiso de los fabricantes de vehículos españoles y de componentes, como el Grupo Bosch, en relación a la cultura de la movilidad sostenible y segura, forma parte de una decisión inteligente que ha permitido desarrollar con más éxito y eficiencia la actividad del sector.

Sin duda, el resultado de las nuevas tecnologías alternativas ha posicionado a España como uno de los países productores más eficientes.

La Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas para España (Movea) está siendo, en este sentido, una herramienta clave en la búsqueda de una movilidad eficiente y sostenible. Las energías alternativas son un reto y a la vez una oportunidad.

El incremento en los últimos años de nuevos modelos con nuevas tecnologías ha sido constante. De hecho, todas las marcas tienen a día de hoy presencia con algún modelo de propulsión alternativa.

En el actual mercado de vehículos la mayor parte de las matriculaciones siguen siendo vehículos diésel o gasolina, aunque la tendencia es que las configuraciones alternativas están ganando terreno. Desde 2011 hasta 2015 se han matriculado 82.234 unidades con tecnologías alternativas, es decir casi un 106,5% más.