Los ingenieros y gerentes de producto de Meyle han desarrollado el nuevo programa de sensores HT para medición de la temperatura de los gases de escape, en colaboración con los clientes y de acuerdo a las especificaciones de los fabricantes de primeros equipos. Comprende, entre otras, 48 referencias para VAG, Opel y Mercedes Benz que cubren más de 42 millones de vehículos en Europa.

El nuevo sensor de temperatura HTS de Meyle-Original asegura, con un gran número de orificios de entrada, que las temperaturas puedan ser medidas con precisión y procesadas con rapidez. El resultado es la regulación óptima de la temperatura para una reducción de las emisiones contaminantes y un consumo más eficiente de combustible.

Otra de las ventajas del sensor de alta temperatura es que garantiza un margen de aplicación de -40° C a 1.200° C. El tubo flexible calorífugo, de generosas dimensiones y con revestimiento interior, ofrece un aislamiento óptimo y protege contra los esfuerzos térmicos y mecánicos. Un manguito de goma fijado en el cable muestra el punto de fijación claramente definido para el montaje.