Movelco acaba de suministrar diversos vehículos eléctricos al Ejecutivo de las Islas Baleares tras resultar adjudicataria de sendos concursos públicos, licitados por las Consejerías de Trabajo (un turismo) y Gobierno (una furgoneta y un turismo 100% eléctricos).

Además, asociado al contrato de la de Gobierno, Movelco se ha encargado de instalar dos puntos de carga para coches eléctricos, que se han ubicado en el velódromo Palma Arena, en Palma de Mallorca, y en la propia sede de la Consejería, situada en el Passeig de Sagrera, también en la capital balear. En cuanto a sus características, se trata de dos puntos de recarga de pared, semirrápidos.

Para Movelco, supone una “gran satisfacción” suministrar, una vez más, vehículos eléctricos a una institución pública, “pues entendemos que el uso de coches eléctricos desde la Administración ayuda a concienciar y fomentar su uso entre la población”, aseguran desde la empresa.

Cabe recordar que el Gobierno Balear cuenta con un plan en el ámbito de la movilidad eléctrica, recogido en el borrador de su Ley del Cambio Climático y Transición Energética, en el que se incluyen medidas como la prohibición de la venta de coches diésel en las islas a partir de 2025, y de gasolina a partir de 2035. Su objetivo es que en 2050 todo el parque automovilístico balear sea eléctrico. Igualmente, las empresas de alquiler de vehículos estarán obligadas a aumentar un 10% anual los coches eléctricos de sus flotas, hasta alcanzar el 100% en 2030.

Además, Baleares es la comunidad autónoma con más puntos de recarga per cápita, rondando los 300, y sus planes son tener entre 500 y 700 en sólo cinco años.