Los nuevos aditivos, comercializados bajo la marca de control de emisiones Walker de Tenneco, ya se encuentran disponibles a través de los principales distribuidores de posventa. Esta nueva gama incluye el “Walker Regeneration Activator”, un aditivo de alta concentración elaborado para eliminar el hollín y otros contaminantes que pueden obstruir el turbocompresor, los filtros de partículas diésel (DPF) y los catalizadores.

Ideado para un mantenimiento anual curativo, esta fórmula limpiadora ayuda a restaurar los ciclos de inyección del sistema de control de emisiones y la eficiencia de la regeneración del DPF. Las acumulaciones de hollín y otras partículas contaminantes pueden dañar los motores, turbocompresores y componentes de control de emisiones, lo que puede traducirse en reparaciones costosas. La eliminación de estos depósitos también puede contribuir a restaurar el rendimiento original del vehículo, mejorar la eficiencia del combustible y reducir las probabilidades de una ITV desfavorable.

El segundo nuevo aditivo es el “Walker Prevention Dose”, una fórmula de mantenimiento que ayuda a mejorar la regeneración del DPF y a eliminar el hollín, el barniz y otros depósitos que pueden afectar la eficacia del sistema de control de las emisiones del motor. Destinado a vehículos que circulan en zonas urbanas y que experimentan ciclos de conducción más cortos, también limpia bombas de baja y alta presión e inyectores, neutraliza la condensación en el sistema de combustible y ayuda a prevenir la contaminación del depósito de combustible.

Además de estos nuevos aditivos, Tenneco ofrece una gama ampliada de catalizadores de combustible (FBC), que se usan para reducir la temperatura requerida para quemar las partículas atrapadas en el DPF. Incluye fórmulas FBC de primera, segunda y tercera generación para un gran número de vehículos modernos.