La Audiencia de Cantabria ha condenado a un mecánico a la retirada del carné de conducir durante un año por conducir, bajo los efectos del alcohol, un vehículo que estaba en depósito en el taller en el que trabajaba. El hombre colisionó contra cuatro turismos a los que provocó daños por más de 12.000 euros, recoge la Cadena Ser según información de Europa Press.

Esta sentencia revoca en parte una anterior del Juzgado de lo Penal número 4 de Santander, al absolverle del delito de hurto, aunque ratifica el resto y le condena también a pagar una multa de más de 1.400 euros por un delito contra la seguridad vial.

El mecánico conducía sobre las nueve y media de la noche del 3 de marzo de 2010 un vehículo que él mismo había depositado para su reparación en el taller en el que estaba empleado. La sentencia relata que el hombre conducía “con su capacidad y reflejos disminuidos debido a la previa ingestión de bebidas alcohólicas”, “a una velocidad excesiva” y con “falta de atención a la conducción”.

A la altura del Paseo Pereda, “colisionó violentamente” con un vehículo que circulaba por otro carril y, posteriormente, con otros tres que se encontraban estacionados, ocasionando “graves desperfectos”. Según la sentencia, el hombre no se encontraba en condiciones de conducir y prestaba en el momento del accidente en su aspecto externo “rostro congestionado, ojos vidriosos, enramados, fuerte olor a alcohol y habla pastosa”.

El Juzgado de lo Penal número 5 le condenó, además, a pagar una indemnización de casi 12.000 euros en concepto de responsabilidad civil por los daños causados a los otros vehículos, lo que ha sido ratificado por la Audiencia en una sentencia contra la que no cabe recurso.