Pedro Serra, el carrocero español de la postguerra de mayor renombre, falleció el pasado 17 de febrero, por lo que Eventos del Motor ha querido dedicarle un homenaje póstumo, que tendrá lugar en el marco del próximo Salón Retromóvil Madrid, que se celebrará entre los días 15 y 17 de diciembre en el recinto ferial Ifema. El homenaje consistirá en una variada exposición con muchas de sus obras más renombradas.

Pedro Serra creó en sus “Talleres Pullman” barceloneses carrocerías de todos los tipos. Al principio se dedicó a transformar y dar nueva vida a maltrechos vehículos de preguerra, pero con el tiempo llegó a trabajar sobre los chasis más renombrados de aquellos años, incluyendo marcas como Pegaso, Bentley, Ferrari o Aston Martin.

En su época de mayor esplendor (1955-1965), llegó a fabricar pequeñas series de algunos modelos, como los microcoches Clúa o los SEAT 1400 Cabrio, que incluso se distribuían mediante la red de concesionarios oficial de la marca. Trabajó también con diferentes materiales, siendo pionero en el uso de fibra de vidrio en España, por ejemplo con el Dodge Boulevard de los años 70, del que también se fabricó una corta serie de varias unidades. Todo ello sin olvidar diversas realizaciones sobre vehículos populares españoles como el Renault 4/4 de FASA , el Citroën Dyane 6 producido en Vigo o el mítico SEAT 600, sobre el que realizó hasta cinco versiones totalmente diferentes.

La exposición de Retromóvil Madrid contará con una selección de alrededor de una decena de unidades representativas del trabajo del maestro barcelonés. La muestra incluirá dos unidades muy diferentes del SEAT 1400 B cabriolet, ambas expuestas al público por primera vez. También se podrá ver un exclusivo microcoche Clúa, una de las sólo tres unidades supervivientes. El Morgan que Serra carrozó a finales de los años 50 es una pieza muy original que apenas se ha dejado ver en eventos desde su restauración hace unos cinco años, y los asistentes a Retromóvil tendrán oportunidad de examinarlo de cerca.

El Museo de Salamanca también colabora con esta exposición, con la cesión del Rolls-Royce Silver Wraith carrozado por Serra en 1959 y el Pegaso Spyder Serra Prototipo de 1953. Además, se podrán ver otras unidades, algunas de ellas poco conocidas dentro catálogo de Serra.