Toyota no comercializará un motor de gasóleo tricilíndrico de nuevo desarrollo que iba a ser introducido en el nuevo Toyota C-HR, un crossover compacto que tan sólo se comercializará con motores de gasolina y una alternativa híbrida enchufable, informa AutoNews.

Según ha anunciado el ejecutivo de Toyota Didier Leroy, en el marco del Salón de París, “el desarrollo de este motor continuará para aplicaciones globales, pero su implantación en Europa ha sido detenida”. Además, dos tercios de los pedidos del C-HR en Europa son para la versión híbrida.

Alrededor del 25% de las ventas de vehículos de Toyota en Europa son modelos diésel, en comparación con algo menos del 50% que representan en el total del mercado. Debido al 'dieselgate' de Volkswagen, las ventas de los propulsores de gasóleo han caído en Europa, con un porcentaje negativo del -48,3% en el mes de agosto.

Toyota comercializa en el viejo continente su propio motor diésel de 1.4 litros para el Yaris y el Auris, un 1.6 litros de origen BMW para el Verson y el Avensis, otro 2.0 litros de origen BMW para el Avensis y el RAV4, así como versiones más grandes de estos propulsores para el Land Cruiser y el Hilux. Los sistemas de propulsión híbridos ya se han implantado en el Auris, el Yaris y el RAV4, mientras que el Prius sólo se comercializa en esta configuración.