El Toyota Research Institute (TRI) ha anunciado que está explorando dos nuevas tecnologías, Blockchain (BC) y Distributed Ledger (DL) -cadena de bloques y contabilidad distribuida-, para su uso en el desarrollo y puesta en marcha de un nuevo ecosistema de movilidad, lo que podría acelerar la llegada de la conducción autónoma.

El TRI colabora con el MIT Media Lab (MIT ML) y otros actores del sector para promover un entorno digital en que usuarios, empresas y consumidores puedan compartir de forma segura datos de pruebas de conducción y de vehículos autónomos, gestionar transacciones de trayectos compartidos y vehículos compartidos, y almacenar información de uso de vehículos que podría utilizarse para establecer tarifas de seguros.

La tecnología Blockchain, de cadena de bloques, envía información a través de una red de ordenadores independientes, conocida como Distributed Ledger (DL) o contabilidad distribuida, con el objetivo de garantizar que la transacción sea segura y que los derechos de propiedad respecto a los datos/bienes quedan protegidos. El TRI cree que la tecnología Blockchain puede dar lugar a una mayor transparencia y confianza entre los usuarios, un menor riesgo de fraude y una reducción o eliminación de los costes de las transacciones, como los gastos o recargos aplicados por terceras entidades.

Partiendo de una filosofía de código abierto en las herramientas de software, el TRI creará un consorcio de usuarios, y espera estimular una adopción más rápida de las Blockchain por parte de otras empresas que desarrollen vehículos autónomos y presten servicios de movilidad. El TRI invita a socios actuales y futuros a colaborar para seguir desarrollando aplicaciones de las tecnologías BC/DL en los datos y servicios de vehículos.

Por otra parte, el TRI colabora con varios actores del sector, además del MIT ML, para desarrollar aplicaciones y pruebas de concepto en tres ámbitos del nuevo ecosistema de movilidad: datos de conducción y pruebas compartidos, transacciones de vehículos/trayectos compartidos y primas de seguro basadas en el uso.