En esa búsqueda de nuevos modelos e innovadores diseños, el mecánico indonesio Roni Gunawan lideró un grupo de diez personas que trabajaron más de seis meses hasta que su proyecto salió a la luz, recoge Mundo H.

El mecánico cortó por la mitad dos coches Toyota Limbo y unió sus frentes, creando un automóvil funcional con dos volantes, dos cajas de velocidades, dos motores, dos carburadores y sólo un depósito de combustible, diseñado para que dos personas puedan controlar sus movimientos al mismo tiempo.

Pero Gunawan no podrá utilizarlo. El automóvil viola varias de las leyes de circulación en Indonesia, ya que no cuenta con luces traseras ni las dimensiones legales para circular por la ciudad.