Un mecánico de Arenys de Mar (Barcelona) se lanzó al mar en un Mercedes, que pertenecería a un cliente moroso, desde el puerto de la localidad, según recoge el diario El Español. El hombre se encuentra ingresado en la planta de Psiquiatría del Hospital de Mataró, pese a que los investigadores no creen que intentase suicidarse, ya que pidió a los trabajadores portuarios que grabasen su “hazaña” para “las redes sociales”.

El suceso ocurrió cuando el mecánico regresaba de pasar la ITV del vehículo. Según los operarios de una grúa, les preguntó primero si serían capaces de sacar el coche del fondo del puerto y, a continuación, les pidió que le grabasen con su móvil. El hombre fue rescatado instantes después, ya que tuvo tiempo de salir del coche antes de que se sumergiera por completo.

El mecánico, que no presenta heridas, declaró que “tenía mucha depresión” y “quería acabar con todo”. Aseguraba haber intentado suicidarse en otras ocasiones sin éxito. La Policía Local, sin embargo, no cree que pretendiera quitarse la vida y apuntan a la venganza como móvil. Así lo demostraría el tiempo que dedicó a advertir a los trabajadores de su intención y de que se lanzara con las ventanillas bajadas, lo que le ayudó a escapar.

Además, cuando le reprocharon que lo que había hecho no tenía “ninguna gracia”, contestó: “Verás la gracia que le va a hacer al propietario del coche”.