Knud Tiroch se asoció con la marca global de pintura Spies Hecker en Alemania para resucitar un coche de época y convertirlo en un impresionante Speed Rod rojo único y de alto rendimiento. Tiroch encontró fragmentos del Ford A Roadster de principios de 1930 en una antigua granja en Iowa (Estados Unidos).

Después de mucha investigación, descubrió que el coche había pasado alcohol de contrabando durante la Ley Seca por la noche como un Moonshine Runner, pues así se llamaban a estos coches. Finalizada la Ley Seca, el vehículo pasó a participar en carreras organizadas privadamente, que fueron las precursoras de la actual NASCAR.

“Soy un gran fan de Elmia Custom Motor Show. Es uno de los espectáculos más grandes e importantes de su categoría en Europa”, dice Tiroch, quien agrega que lleva más de dos décadas exhibiendo coches y motos en él con los que he ganado varios primeros premios en los últimos años. Tras completar su restauración, se ha expuesto en el centro de formación de Spies Hecker en Colonia (Alemania).

Pero ésta es la primera vez en la que podía ser visto no sólo por el público sino también por otros artistas y, por supuesto, los jueces. Hubo unos 60 coches de la región compitiendo en la feria y la competencia era feroz, por lo que ganar el premio Jury´s Choice ha sido realmente increíble. “Esto demuestra que todo el esfuerzo del trabajo y la atención al detalle que se puso en la renovación sin duda han merecido la pena”, remarca.

Tiroch escogió exhibir el rojo brillante Speed Rod sobre un suelo de grava blanca para que el sorprendente Spies Hecker Hi-TEC 480 RAL 3000 Rojo Fuego, realzado por el barniz Permasolid HS Speed Clearcoat 8800 de Spies Hecker, destacase al máximo.También pusothumbnail_SH_Knud_Tiroch_with_award_at_Custom_Motor_Show_Sweden_300dpi en el neumático delantero un maniquí como piloto de carreras de la vieja escuela de los años 1930 para completar el cuadro del Speed Rod.

Han sido totalmente fieles a la historia del Speed Rod en su restauración, indica. No hay adiciones, ni siquiera un tornillo más de lo que habría tenido en su época. Pero también queríamos mostrar que un poco de creatividad, mucha habilidad técnica y los materiales adecuados pueden producir resultados increíbles.