Valorarmicoche ha elaborado un estudio comparando a precios actuales de mercado una versión diésel del Citroën C4 y una versión híbrida del Toyota Yaris, de similar potencia y características homogéneas, desde el año 2015 al año 2017. Para ello, se ha utilizado una muestra de más de un centenar de coches de estas versiones y se ha comparado con el PVP de cada una de ellas en la fecha de su matriculación. Este ejercicio se ha repetido para cada uno de estos tres años.

A principios de 2018, la web llevó a cabo un estudio en el que se analizaba la depreciación de los tres vehículos más vendidos en España en 2017 demostrando que la pérdida de valor que sufren las versiones de gasolina es mayor que la producida por los diésel. Se exponía entonces que, a pesar de la tendencia a la baja en el número de coches diésel sobre el total de matriculaciones, el mercado usado seguía valorando positivamente al diésel.

“Esta 'sorpresa' para el público en general es debida al menor precio del combustible y al mejor aprovechamiento de su consumo. Sin embargo, últimamente cada vez son más los varapalos que recibe el diésel, como la caída de la demanda de los vehículos diésel en Europa que ha provocado incluso que, por primera vez, en la última década, la media de emisiones de CO2 por vehículo vendido en la UE crezca en lugar de decrecer”, aseguran desde el portal, que hace también hincapié en las últimas noticias sobre que el Gobierno planea incrementar en un 28,6% el precio del diésel.

"Ahora ambas cuestiones se plantean controvertidas”, según Valorarmicoche. Por un lado, el precio del combustible va a subir, y con él se prevén restricciones en el uso de estos vehículos dentro de las ciudades. Y, por otro, el siempre cuestionado tema de la contaminación del diésel, que depende del consumo y del uso que se le dé al vehículo.

A esto hay que añadir que emergen con fuerza las nuevas modalidades del motor: los coches eléctricos e híbridos. Por tanto, de acuerdo al portal, cada vez son más las voces que se preguntan si elegir un diésel siempre resulta económicamente más rentable, así como si su menor consumo resulta suficiente para considerarlo 'menos contaminante'.

En esa misma línea, Valorarmicoche llevó a cabo un estudio en el que demostraba que los coches de gasolina perdían el doble de valor que los híbridos, a través del análisis de la depreciación del mismo modelo de Toyota Yaris, tanto de gasolina como híbrido, y extraían unas conclusiones que consideraban “revolucionarias”, sobre todo de cara al bolsillo, porque un modelo híbrido necesitaba dos años para experimentar la depreciación que el modelo de gasolina sufre en un año.

En este nuevo estudio, se analiza también la depreciación del Toyota Yaris (híbrido) pero ahora se compara con respecto al Citroën C4 Diésel (de similar potencia: 100 cv), para determinar una tendencia en su depreciación y responder a esas preguntas en torno a si se está quedando sin sitio el diésel. “De cara a su pérdida de valor futuro, ¿interesa más un coche híbrido o uno diésel?”, se preguntan desde la web. La elección de estos vehículos como referencia se basa en que ambos son modernos modelos utilitarios de marcas con una larga trascendencia en el mercado español. Asimismo, el Citroën C4 fue el tercer vehículo más vendido en España el año pasado y posee una características similares en precio, capacidad y estética respecto al Yaris.

Analizando los resultados de este estudio, se percibe una pérdida de valor inicial más pronunciada en el diésel, que prácticamente alcanza el mismo porcentaje de depreciación en el primer año que pasados tres. Comparado con el híbrido, en éste se alcanzan en el tercer año porcentajes similares al diésel pero con un aumento más paulatino. Pese a todos los golpes recibidos, el mercado usado sigue valorando el diésel y aunque pierda mucho valor en el primer año, posteriormente su depreciación es menor y se iguala a la experimentada por el híbrido. Según el estudio, conforme pasan los años no hay mucha diferencia entre un diésel y un híbrido, pero en los primeros años sí existe una diferencia a tener en cuenta.

De cara al futuro, la adaptación a las necesidades de reducción de la contaminación marcará qué tecnología se queda con más trozos del pastel de “las exigencias eco” en el mundo del motor. Pero desde Valorarmicoche anticipan que la tendencia demostrada en este estudio es muy interesante a la hora de valorar operaciones de financiación. “Desde el punto de vista del profesional, el informe permite visibilizar nuevas posibilidades, sobre todo teniendo en cuenta la depreciación tan poco pronunciada los primeros años de los vehículos híbridos, haciendo muy interesante opciones como el renting de vehículos híbridos o las operaciones a corto plazo respecto a ellos”.