La división Bosch Automotive Aftermarket va a llevar a cabo la reforestación de una zona degradada en Llanes (Asturias) mediante la plantación de cien árboles, colaborando, de esta forma, a la reducción de emisiones de carbono; de hecho, un solo árbol puede absorber en un año todo el CO2 que emite un coche que circula entre 10.000 y 20.000 kilómetros anuales.

Además, los motores de arranque y alternadores Bosch eXchange quieren hacer partícipe de esta acción, a través de su perfil de Facebook, a todas aquellas personas concienciadas con la protección medioambiental. Desde el 24 hasta el 31 de marzo, los usuarios podrán participar en la acción que Bosch Automotive Aftermarket ha puesto en marcha, simplemente respondiendo en el post de dicha acción a la siguiente pregunta: “¿Qué mensaje dejarías a las futuras generaciones para concienciarlas sobre la importancia de proteger el medio ambiente?”.

Entre todos los participantes se sortearán cien certificados personalizados. Los usuarios que resulten elegidos recibirán dichos certificados agradeciendo su colaboración y contribución a la protección del medio ambiente.

El programa Bosch eXchange para motores de arranque y alternadores está compuesto mayoritariamente por productos remanufacturados en serie que cumplen los mismos estándares que las piezas originales, teniendo que pasar rigurosas pruebas funcionales y de calidad. Esto asegura a los talleres mecánicos una alternativa de alta calidad y fiabilidad, a precios más bajos y para todas las reparaciones, pero también una alternativa real en términos de protección del medio ambiente y del clima.

Durante 2019, al remanufacturar motores de arranque y alternadores, Bosch ahorró unas 2.700 toneladas de diferentes metales, lo que se traduce en un CO₂ equivalente (CO₂e) de aproximadamente 7.400 toneladas, es decir, la cantidad que se tendría que haber emitido produciendo nuevas piezas metálicas desde cero. O lo que es lo mismo, se necesitaría un bosque entero de alrededor de 590.000 hayas para absorber todo este CO₂e.