Meyle lanza al mercado un brazo de suspensión Meyle-HD que puede ser montado en los modelos Fiat 500, Fiat 500C y Ford Ka II (números Meyle 216 050 0044/HD -lado izquierdo- y 216 050 0045/HD -lado derecho-). Gracias al mayor tamaño del perno de la rótula, los talleres independientes podrán subsanar de forma eficiente los problemas que frecuentemente se presentan en el Fiat 500 "que, muchas veces, son motivo de que el vehículo no apruebe la revisión técnica estatal", aseguran desde la firma.

Cuando la rótula del brazo de suspensión está defectuosa, puede causar el desgaste de los neumáticos o dar lugar a que el comportamiento de marcha sea indirecto o inseguro. En el peor de los casos, puede causar el fallo repentino de la dirección o la soltura de la rótula.

Por eso, los ingenieros de Meyle han desarrollado un brazo de suspensión reforzado en el que se emplea una rótula con perno de larga duración, además de agrandar el diámetro de la rótula para aumentar la capacidad de carga del perno. Con la mejora tecnológica, y en comparación con la versión original, el brazo de suspensión tiene cuatro años de garantía, como todas las piezas Meyle-HD.