Federal-Mogul Powertrain, división de Federal-Mogul Holdings Corporation, ha desarrollado el Protexx-Shield 3007, un nuevo producto que protege las baterías de las altas temperaturas alcanzadas en el compartimento del motor que, de lo contrario, acortarían su vida útil.

 

La combinación única de materiales usados en la fabricación del Protexx-Shield 3007 ofrece un aislamiento térmico superior con una alta resistencia a la contaminación por fluidos y utiliza una gran proporción de contenido reciclado, de acuerdo con la estrategia de la compañía de desarrollar para sus clientes productos respetuosos con el medioambiente.

"Hay una relación directa entre las temperaturas elevadas y la disminución de la vida útil de la batería", expone Jan Maiden, Vicepresidente Senior del Departamento de Sellado y Sistemas de Protección, de Federal-Mogul Powertrain, para quien al proteger la batería de las temperaturas externas, como ocurre cuando un vehículo circula a gran velocidad, ayudamos a nuestros clientes de primer equipo a reducir sus casos de garantías y obtenemos una mayor fiabilidad.

Existe una conexión entre la vida de la batería y las altas temperaturas que soporta el ácido en su interior. A medida que la temperatura del ácido de la batería aumenta, su vida se reduce. Cuanto más tiempo esté sometido el ácido a temperaturas elevadas, mayor será el daño infligido a la batería.

En pruebas independientes llevadas a cabo por el cliente de la primera producción en serie del Protexx-Shield 3007 de Federal-Mogul, la temperatura del ácido de la batería subió casi tres veces más rápido en una batería desprotegida que en una con cubierta Protexx-Shield. En un entorno a 100°C, una batería sin protección tardó apenas 55 minutos en alcanzar los 75°C, mientras que en el caso de una con cubierta, lo hizo a los 153 minutos.

Las propiedades aislantes del Protexx-Shield 3007 provienen de un cojinete formado a partir del QuietShield GRN de Federal-Mogul que puede optimizarse desde el punto de vista del grosor, de la densidad y de la composición. Éste se encuentra encapsulado en una malla, con base de polímero que ofrece una superficie exterior sellada, impermeable a los típicos fluidos del automóvil.

En este sentido, el material compuesto se forma entonces en una estructura y es adaptado a tamaños individuales de batería para ofrecer un ajuste y un aislamiento óptimos. Un sistema integral de bisagras pendiente de patente permite expedir la cubierta aplanada, ahorrando espacio y gastos de envío, así como simplificando la instalación en la batería.

Protexx-Shield 3007 también ayuda al sector a reducir su impacto de carbono, ya que los componentes del QuietShield están fabricados a base de embalaje de cartón reciclado y otros derivados, generalmente desechados en una planta de producción de automóviles, incluyendo el cartón destruido asiático, un material que normalmente no se puede reciclar.